Hace poco leí un artículo de un amigo americano en el que hablaba sobre algunos malos hábitos que tenemos con respecto al éxito o al menos a lograr lo que tanto anhelamos o deseamos, por desgracia son ideas o creencias que nos impiden crecer para desarrollar al máximo nuestro potencial. Y he tratado de recopilar algunos puntos importantes de cosas negativas que impiden que tengamos éxito, sé que con estos puntos puedes mejorar más  como persona y desarrollar el potencial interno 😎

1.- No soy lo suficientemente bueno

Una de las creencias comunes es decir que no somos lo suficientemente buenos en algo de lo que estamos haciendo, tal vez tengamos un negocio el cual se topa con algún desafío grande y no podemos o no sabemos como enfrentarlo, y esto es posible que sea desalentador, y acabe con nuestras ganas de triunfar, pero también debemos de pensar que todo está en nuestra mente, que debemos de fijarnos más allá de los obstáculos, y que todo es posible ya que por algo hemos llegado hasta ahí.

Si ya has dado un paso, entonces intenta dar el otro.

2.- He perdido mi propósito

Cuando las cosas se tornan difíciles y sientes que no avanzas, es fácil decir que hemos perdido el propósito de nuestra meta, pero debemos recordar que nuestro objetivo es crecer y desarrollarnos como personas, puesto
que estamos en camino de la meta final, recordar la visión que teníamos antes de iniciar el negocio y así pasaremos a ser un acto secundario lo de haber perdido el propósito.

3.- No seré feliz hasta que llegue a mi meta final

Esto es común y lo he escuchado en boca de muchas personas, al decir que no son felices mientras dura el proceso, pero que lo serán cuando tengan los resultados obtenidos, aunque esto es algo que de alguna forma a muchos
les cansa y agota el tener que trabajar a diario con lo que quieren tener éxito y no sentir pasión, o sentirse orgullosos mientras van avanzando, esto es perjudicial puesto que debemos de disfrutar cada acto hecho es decir disfrutar el viaje, ya que esto puede ser casi tan satisfactorio como al destino que queremos llegar, hay que lograr mirar cada pequeña tarea como un paso al objetivo final.

4.- No imites y sé original

El hecho de ser uno más de la manada hace que nuestra percepción sea solo de imitar al que tiene éxito, esto en parte es bueno, pero no siempre; puesto que lo que le dio éxito a una persona no necesariamente te tiene que dar éxito a ti, entonces aquí la cuestión es ser original y tratar de innovar cada vez que se pueda, intenta tomar el tiempo que creas necesario y dedícate a pensar un poco a analizar situaciones en lo que quieres destacar, y aférrate siempre a ello.

 5.- Esto es demasiado duro

No te limites porque algo parece fuera de tu alcance, difícil o complicado. Deja de pensar en obstáculos, en el desgaste que estás teniendo. En su lugar, mejor aprende de cada desafío como una oportunidad para mejorar,
trata de mirar más allá de la dificultad de cada tarea e intenta mejor modificar esa forma de pensar por ¡cuán grande será la recompensa!. Si empiezas a dar ese paso, tu meta o negocio lo va a reflejar y la gente se dará cuenta.

6.- No necesito ayuda de nadie

Muchas veces creemos que el hecho de ser una persona que emprende o que simplemente busca la independencia, no necesita ayuda externa, pero debemos no tomar esto al extremo, la capacidad para darnos cuenta de que necesitamos ayuda y la disposición de buscarla es muy importante, a veces, es mejor buscar ayuda de alguien
con más experiencia y ser capaz de pedir consejo ya que esto demuestra nuestra humildad y el buen juicio.

El que no pide ayuda de cierta forma es débil.

7.- Ya es demasiado tarde

SI las cosas empiezan a salirse fuera de control y piensas en abandonar todo o en otras ocasionas buscas la manera de rehacer las cosas, nunca es demasiado tarde. Si todo suele ser desalentador y triste, intenta dividir las tareas
entre tú y tus objetivos en segmentos cada vez más pequeños y manejables, de tal forma que logres sentir nuevamente una sensación de alivio cada vez que marques algo fuera de tu lista.

Esto provocará que en futuro nuestro objetivo vuelva de nuevo a retomar las fuerzas de principio.

8.- No puedo confiar en nadie, ni en mi mismo.

La confianza es una parte importante de la construcción de las relaciones personales, y esas relaciones son fundamentales tanto para situaciones personales y el crecimiento de nuestro negocio, o proyecto. No debe existir ese miedo de hablar con la gente y dejarlos entrar, ya que puede sorprendernos los resultados de dicho acto, recuerda que todos cometemos errores, no somos en lo absoluto perfectos y estamos en proceso de experimentación.

Confía siempre en ti.

9.- Estoy solo en esto

Nunca estás solo, cuando te propones levantar un proyecto, negocio, o una meta a futuro plazo, nunca debes considerarte solo, si tienes amigos, colegas o futuros clientes, debes de tener Fe y certeza de que esas personas
tienen un interés personal por lo que tu estás haciendo o apunto de hacer, recuerda que también hay gente deseando que tengas éxito, así que no desistas, no estas solo.

10.- Alguien tiene la culpa de mi fracaso

Renunciar a tu sueño diciendo que es culpa de alguien más, es caer en algo bajo de identidad y carácter, debemos de asumir nuestra responsabilidad ya que es el primer paso para solucionar un problema, así que sácate de la cabeza que alguien más tiene la culpa de tus fracasos, no hay otra persona a quien culpar más que a nosotros mismo por cada cosecha que sembramos día a día.

Una planta no crece regándola una sola vez, tienes que regarla diario para que crezca lo suficientemente fuerte.

##

Espero que estas 10 cosas negativas que hacen que no triunfes en lo que deseas, dejen de ser un obstáculo y vayas a luchar por tus sueños como todo guerrero, recuerda que no hay otra persona más que tú mismo para decidir quien quiere ser en esta vida.

Mucho ánimo y  a seguir teniendo éxitos.