Hace unas semanas atrás mientras comía con un gran amigo Alex Cloz, que justamente llegaba de una estadía por la ciudad de Washington DC, comentábamos sobre algunos temas relacionados al marketing, desarrollo profesional, entre otros. Y uno de los temas del que abordamos fue precisamente del MPV (Minimo Producto Viable) o MVP (Mimimum Viable Product) en inglés.

Pero para poder entender este concepto, vamos asumir lo siguiente; supongamos que tienes en mente un producto o un servicio el cual quieres vender y obviamente no quieres perder el tiempo y dinero en la construcción del mismo, de tal forma que te cuestionas pensando si la gente realmente lo va a querer comprar o usar.

¿Cierto?, seguro te ha pasado,  así que sigue leyendo … 🙂

Pero hay un gran mundo de diferencia entre el discurso y la acción, o la necesidad de saber que dirán tus clientes sobre lo que venderás, si tendrá éxito, o en el peor de los casos si fracasará y es de total inquietud saberlo, debido a que a nadie le gustaría invertir dinero en algo que no tiene futuro.

Pues bien, aquí es donde entra el concepto del Mínimo Producto Viable; este término consiste en fabricar o hacer un producto haciendo uso de los mínimos recursos, por ejemplo; dinero, esfuerzo, tiempo y a su vez conseguir corroborar en forma experimental y estadístico si la hipótesis de tu producto es bueno o malo, según los datos que obtengas de tus clientes.

¿Cómo elaborar un mínimo producto viable?

minimoproductoviable2

Si bien sabemos que no tenemos el máximo capital para invertir en nuestro proyecto, ya sea porque lo único que tenemos en dinero es para crear nuestro mínimo producto viable, existen diversas formas de llevar a cabo este proceso, dejando claro que esto puede servir tanto para un servicio como para un producto.

Aquí mencionaré algunas:

1.- Hacer un vídeo

En un vídeo puedes explicar brevemente lo que hace tu producto y porque la gente debería de comprarlo, no tiene que ser totalmente extenso, por ejemplo un mínimo de 2 minutos y un máximo de 5, la idea es que el vídeo no sea aburrido, sino que tenga lo necesario para poder captar la mayor cantidad de clientes que estén dispuestos a probar tu producto o servicio.

Un ejemplo de ello, es el éxito de Dropbox al implementar el siguiente vídeo.

Dropbox logró un aproximado de 500 mil suscriptores después de publicar su vídeo, una cantidad enorme para ser el inicio de un servicio, y que fue fundamental para el crecimiento de la empresa, y como dropbox hay muchas empresas más que han implementado este mismo método de MPV.

2.- Una Landing Page

Una Landing Page o página de aterrizaje, es un sitio web donde se trata con mayor relevancia los datos del producto o servicio, como fotos, testimonios, audio, video, alguno que otro “demo” de lo que se ofrece, de tal manera que el cliente sepa lo que va a comprar o adquirir.

A pesar de ser también un instrumento de marketing, es un excelente elemento de MPV.

He logrado probar y evaluar los resultados de un producto mediante una landing page, y ha sido un éxito total. Hace algunos años puse en venta una guía del IPN resuelta, donde la vendía y a su vez también daba una versión de prueba on-line mediante un medio como slideshare, donde ponía solamente 15 páginas de la guía, y eso era de alguna manera un excelente anzuelo de conversión. 😎

Logré concretar varias ventas, y actualmente sigue generando ingresos de manera pasiva.

landingpage

3.- Diapositivas

A pesar de que para tener una landing page es invertir en un hosting y dominio para promocionar tu producto, no todos tienen la capacidad para adquirirlo, por muy económico que éste sea, por lo que otra manera de crear o distribuir la misma información, puede ser mediante diapositivas hechas en power point o el editor que tengas a tu alcance.

Su distribución sería mediante sitios gratuitos de alojamiento de diapositivas, como slideshare, scrid, entre otras. No olvides incluir datos relevantes de tu producto o servicio, intenta explicar lo más detallado e informativo posible.

4.- Maqueta del producto

Una de las cosas que es de gran uso y herramienta para muchos, es sin duda una maqueta del producto, esta puede ser construida físicamente o diseñada en una herramienta de diseño en 3D, recuerda que es un mínimo producto viable, no necesariamente tiene que ser igual que el producto final, sino de manera similar.

Por ejemplo los arquitectos hacen mucho uso de estos diseños para poder ofrecer a sus clientes, como quedará el trabajo final de su obra, de tal manera que el cliente puede modificar las cosas de acuerdo a sus gustos, para poder tener al final el producto deseado. 🙂

Conclusión

Hay muchas maneras de MPV para poder ofrecer a nuestros futuros clientes, la intención es no quemar o malgastar nuestro dinero en un producto que nadie va a querer usar. Hay que manifestar nuestro ser interior y creativo, y pensar muy bien en lo mínimo que se puede hacer para poder triunfar y no perder.

Pero… ¿Cuál MPV elegir?

Todo depende del propósito, ya que muchas veces puede que se recurran a otros medios para poder elaborar el perfecto MPV, recordando que todo se reduce a la lucha contra el riesgo más grande que se tiene ahora, y pensar que el mínimo produco viable no es un producto, sino una oportunidad inteligente para el paso al mercado y al éxito.